15/03/08

Tiramisú

Desde hace rato venía con ganas de hacer un Tiramisú, pues a mi padre le encantan ese tipo de postres y más, si tienen sabor a café. Además tenía excusa para hacerlo, pues venían a mi casa mi abuela y dos hermanos de mi mamá, y con algo debíamos recibirlos. La receta es de un libro de cocina italiana llamado Especialidades De Italia, en donde además de explicar paso a paso el proceso de preparación del Tiramisú, describen todo su origen histórico y su significado, que podría traducirse literalmente por "súbeme".

Como la receta incluye los famosos bizcochos llamados melindros, decidí no ir al súper a comprarlos, sino hacerlos también en casa.

Melindros:
Para 10 - 12

3 huevos
100 gr azúcar
75 gr harina tamizada
Azúcar impalpable para espolvorear

Engrasar una placa de hornear y forrar con papel manteca. Batir las claras de huevo a punto de nieve y, poco a poco, añadir la mitad del azúcar sin dejar de batir hasta que la mezcla esté compacta y brillante. Batir en otra vasija las yemas de huevo con el resto del azúcar y agregar el merengue en dos veces y por último la harina (mezclar con suavidad todos los ingredientes para evitar que el aire se escape). Colocar la pasta en una manga pastelera provista de una boquilla lisa de 2cm y extender sobre la placa palitos de 10cm separados entre sí por 5cm. Espolvorearlos con la mitad del azúcar impalpable, dejarlos reposar hasta que el azúcar se haya disuelto y espolvorear otra vez. Hornear a 180°C por 10min hasta que estén dorados. Dejarlos enfriar sobre una rejilla.


Tiramusú:
Molde cuadrado de 23cm

200 ml nata fría
5 cdas azúcar
4 yemas de huevo
500 gr mascarpone (o ricotta)
200 gr melindros
4 cdas de café exprés fuerte
4 cdas de amaretto (0 whiky, ron, coñac, marsala)
Cacao en polvo

Batir a punto de nieve la nata con 1 cucharada de azúcar y luego batir las yemas con el resto del azúcar a la máxima velocidad de la batidora manual hasta lograr una crema. Incorporar el mascarpone a cucharadas y a continuación la nata cuidadosamente. Recubrir el molde con algunos melindros. Mezclar el café y el amaretto y rociar (sin excederse) los melindros con la mezcla. Extender una capa de crema y cubrirla con los demás melindros, rociarlos tambien con la mezcla de café y amaretto e extender por encima el resto de la crema. Espolvorear con cacao en polvo y llevar a la heladera hasta que solidifique (al menos 6 horas).

El resultado: Suave, cremoso y de sabor exquisito. Definitivamente el éxito de un buen tiramisú depende de la calidad de los ingredientes. Nada comparado con el que venden en las pastelerías.

Pancitos de queso

Para el desayuno quise hacer una nueva receta y en una de las revistas de Panadería & Confitería casera me encontré con estos pancitos de queso. Y aunque el resultado fue bueno, su apariencia fue todo un fracaso. Supuestamente debían quedar con una bonita forma de nudo, pero al parecer la masa quedó tan blanda que en el horneado perdieron totalmente la forma.


Para 10 unidades:

Fermento:
12.5 gr levadura fresca (1/2 cucharada levadura seca)
37.5 ml agua tibia
1 cucharadita de azúcar

Masa:
250 gr harina
5 gr sal
100 ml leche tibia
1 huevo
25 gr azúcar
37.5 gr manteca blanda
45 gr queso rallado

Adorno: Semillas de amapola

Disolver la levadura en el agua tibia, agregar el azúcar y cubrir con papel film. Dejar fermentar durante 10 min. Disponer en un bol la harina con la sal, hacer un hueco y ubicar allí la mitad de la leche tibia, el huevo y el azúcar. Mezclar estos ingredientes centrales y adicionar el fermento. Unir con la harina de los costados, agregando la manteca blanda, el queso rallado y, de a apoco, el resto de la leche tibia. Formar una masa blanda, amasar unos minutos, cubrir con film y dejar descansar durante 20 min (lo deje 45 min).

Dividir la masa en porciones de 50 gr y estirar, dándoles forma cilíndrica. Doblar por la mitad y entrecruzar ambas tiras. Luego unir, formando un nudo. Disponer los panes sobre una placa enmantecada. Cubrir con film y dejar leudar al doble de su volumen. Pintar la superficie con huevo batido y adherir las semillas de amapola. Hornear a 200°C, durante 20 min. Una vez cocidos, rociar con agua.

El resultado: Para la próxima, seguro utilizaré menos líquido.

11/03/08

MI PRIMER PREMIO: PREMIO CALIDEZ

Hoy estoy muy contenta, pues al entrar a mi blog me he encontrado con esta grata sorpresa otorgada por OLGA, a quien le agradezco de todo corazón el haberme tenido en cuenta para este premio y así mismo, por haberme dado la oportunidad de premiar también a cinco personas más con este cálido regalito.


Y aunque la decisión no fue fácil, no solo por ser nuevita por aquí sino porque son muchos los blogs que admiro, los elegidos son los siguientes:

La Majulata
Bocados dulces y salados
Delicias
Los fogones de mi casa
i-Recetas

Besos y abrazos para todos.

2/03/08

Croissants Integrales

Hace rato que no hacia pan, así que ayer me levante muy temprano y con ganas de hacer mi receta favorita de croissants, sacada de un libro que tengo muy antiguo de cocina escrito por Terence y Carolina Conran. Es muy fácil de hacer y los croissants siempre salen muy bien.


Esta vez lo único que cambie fue la harina, ya que en la receta original se utilizan solamente 225 gr de harina blanca de fuerza. Los míos, mucho más saludables :-)

80 gr harina blanca
145 gr harina integral
150 ml leche
115 gr mantequilla fría
1/2 cda de levadura seca
1 cda aceite de girasol
1 yema huevo batida
3 cdas agua tibia
1 cdta azúcar
1 cdta sal

Disolver la levadura en 3 cucharadas de agua tibia (algo más caliente que la temperatura del cuerpo) con el azúcar y dejar reposar en un lugar cálido de 10 a 15 min, hasta que haga espuma. Poner la harina en un bol, y en otro recipiente pequeño calentar la leche (no hirviendo) e incorporarle la sal y el aceite. Agregarla a la harina junto con la levadura y mezclar con cuchara de madera hasta incorporar bien todo. Dejar descansar por 5 min y luego amasar hasta que la masa este suave y elástica (agregar un poco más de harina si resulta demasiado pegajosa). Dejar leudar, tapada, en un lugar cálido (horno precalentado a 50°C apagado) hasta que haya duplicado su volumen (hora y media aprox.).

Finalizado el tiempo de leudado poner el cuenco en la nevera (tapado con film) durante 20 min. Sacar la masa enfriada del cuenco, ponerla sobre la mesada ligeramente enharinada y amasar durante 1 o 2 min. Después estirarla con un rodillo hasta formar un rectángulo de unos 30 cm de largo por 15 cm de ancho. Cortar un tercio de la mantequilla en finas láminas y colocarlas formando una capa homogénea sobre la mitad de la masa, dejando un margen en los bordes. Doblar por encima la otra mitad para encerrar la mantequilla en una especie de sobre. Apretar ligeramente los bordes con el rodillo y girar la pasta unos 45°. Estirarla en forma de ovalo de unos 38 cm x 12.5 cm, manteniendo el rodillo y la mesa ligeramente enharinados. Doblar el ovalo en tres partes, cubrirlo con film transparente y dejarlo en la nevera de 10 a 5 minutos. Repetir este enmantecado, enrollamiento y doble, dos veces más, utilizando cada vez la misma cantidad de mantequilla y enfriando después cada vez. Finalmente, enfriar durante una hora o más.

Sacar la pasta y aplanarle ligeramente con las manos. Estirarla sobre una superficie enharinada hasta obtener un rectángulo de 30 x 35 cm (es mejor estirarla una vez y hacerlo rápido y en un lugar fresco). Cortar la masa estirada en cuatro rectángulos iguales, recortando cuidadosamente los bordes. Cortar cada rectángulo en dos, diagonalmente, para hacer dos triángulos. Enrollar cada triangulo empezando por el borde más ancho y colocarlos en una placa para hornear ligeramente enmantecada dándoles forma de croissant. dejar reposar en un lugar muy cálido, ligeramente cubiertos, de 30 min a una hora, hasta que hayan leudado y estén ligeros y elásticos.

Precalentar el horno a 190°C, y mientras tanto, pincelar las superficies de los croissants con la yema de huevo batida con un poco de sal y algunas gotas de agua, teniendo cuidado de no pincelar las capas. Hornear durante 15 min o algo más, hasta que estén bien levantados y dorados.

El resultado: Se los debo para la proxima. No alcance a tomarle un foto a los croissants, cuando ya habían desaparecido... :o)


Acabo de darme cuenta con la foto que uno lo hice al reves... jajaja... igual, salio delicioso.